SISTEMA NERVIOSO DEL CORAZON

Como mencioné anteriormente el corazón es influido por los sistemas simpático y parasimpático. Y además cuenta con tejidos celulares especializados que son capaces de formar impulsos eléctricos necesarios para que haya diástole y sístole.

Las estructuras nerviosas son el NODO SINUSAL, del que se originan tres vías de conducción que son el fascículo de Bachman o anterior el de Wenckebach o medio y del de Thorel o posterior localizados en la aurícula derecha, el nodo sinusal tiene la capacidad de responder a las necesidades del organismo acelerando disminuyendo la frecuencia cardiaca o sea el número de latidos por minuto, el estimulo que se forma en el nodo sinusal se dirige hacia el NODO AURICULO VENTRICULAR, llamado también de Aschow Tawara, o tejido de unión o tejido de empalme aquí el impulso eléctrico es retardado para dar tiempo a que los ventrículos se relajen completamente y se llenen adecuadamente de sangre que será expulsada durante la sístole cardiaca.

De este nodo aurículo ventricular se forma el llamado haz de HIS, tejido especializado en la conducción de estímulos eléctricos que se divide en dos ramas una que va hacia el ventrículo izquierdo atravesando el tabique interventricular y una rama derecha. Ambas ramas se subdividen en pequeñas fibras nerviosas llamadas RED de PURKINJE, en el lado izquierdo se identifican dos fascículos derivados de la rama izquierda del haz de His, que son el fascículo anterior y el fascículo posterior. Para que ese sistema nervioso funciones correctamente se requiere que sus estructuras estén indemnes sin daño, que haya una cantidad adecuada de iones o elementos como son principalmente, el sodio, el potasio, el calcio y el magnesio, ya que cualquier alteración en ellos ocasionará trastornos del ritmo cardiaco a sea arritmias lentas como pueden ser los bloqueos, o bien rápidas como son las taquicardias, o latidos que se producen fuera del tiempo adecuado llamadas extrasistoles.